Guía del comprador: Citómetros de flujo

(15 de febrero de 2013) - La capacidad de clasificar células individuales de forma rápida en base a su tamaño o expresión proteica ha tenido un impacto significativo y positivo en todas las áreas de investigación de biología celular o de la medicina en las que se necesita clasificar una población de células mixta. Esto se consigue con la citometría de flujo, en la que las células (o partículas) en suspensión son conducidas en fila única a través de una abertura estrecha que termina en una boquilla, de manera que las gotas de fluido emerjan de una en una. Cada gota puede, o no, contener una única célula.

¿Cómo funciona un citómetro de flujo?

Mientras cae, la gota pasa a través de uno o varios láseres. Si la célula está marcada con una etiqueta fluorescente que se excita con la luz láser, la señal fluorescente que posteriormente emite será recogida por los detectores. La dispersión de la luz láser, así como la señal fluorescente, indica a un ordenador a qué población (preespecificada) pertenece cada célula. El ordenador indica al citómetro de flujo que envíe cada gota al pocillo de recogida de su grupo. Por ejemplo, puede clasificar las gotas en categorías de ausencia de célula, célula sin señal fluorescente, célula con señal fluorescente verde, célula con señal fluorescente roja y célula con señales fluorescentes verde y roja.

Aplicaciones para citometría de flujo

Los investigadores utilizan actualmente la citometría de flujo para muchas aplicaciones complejas, incluyendo:

  • Inmunofenotipado
  • Apoptosis
  • Proliferación celular
  • Regulación del ciclo celular

Sin embargo, la gama de potentes instrumentos de citometría de flujo podría desconcertar incluso a los compradores experimentados de instrumentos de laboratorio. Si está buscando un citómetro de flujo, reflexionar sobre algunas consideraciones clave le ayudará a reducir sus opciones.

Haga clic aquí para leer el artículo completo