Mantenimiento y cuidado de la centrífuga

El campo de centrifugación que acelera el proceso de separación también ejerce fuerzas altas en el material del rotor. Si un rotor falla, un tubo se rompe o sucede cualquier otro incidente, la centrífuga puede dañarse gravemente, y también se puede poner en riesgo a las personas que trabajan en el laboratorio. Por este motivo, se deben seguir algunas precauciones simples a fin de mejorar la seguridad durante la centrifugación.

Recuperación de muestras, limpieza y mantenimiento

Precauciones durante la centrifugación

Cómo evitar fallas en los rotores

El campo de centrifugación que acelera el proceso de separación también ejerce fuerzas altas en el material del rotor. Si un rotor falla, la centrífuga también se dañará gravemente. Por este motivo, se deben seguir algunas precauciones simples. Los rotores están diseñados para funcionar a la velocidad máxima con una carga de peso específico. Nunca se debe intentar hacer funcionar un rotor a una velocidad más alta que la designada por el fabricante. Además, si se utilizan soluciones de alta densidad (superiores a 1,2 g/ml, por ejemplo), la velocidad de funcionamiento debe reducirse para prevenir una tensión inadecuada sobre el rotor. Consulte el manual de instrucciones para obtener las pautas exactas.

Rotura de tubos

Los tubos de vidrio pueden romperse durante la centrifugación, debido a una carga inadecuada o a defectos inherentes. Los fragmentos de vidrio deben eliminarse de las paletas, adaptadores, revestimientos de caucho y cámara del rotor antes del siguiente ciclo de funcionamiento. Si encuentra polvo gris, que deriva de la abrasión de la cámara del rotor por las partículas de vidrio, también debe limpiarlo. Debe realizar varios ciclos de funcionamiento en seco sin muestras y limpiar la cámara entre cada ciclo, para asegurarse de haber eliminado este polvo de la centrífuga.

Resistencia química

Si planea centrifugar solventes o soluciones poco comunes, consulte el manual para asegurarse de que son compatibles con los diferentes plásticos y metales que contiene la centrífuga, el rotor, los tubos y otros accesorios. Estas mismas precauciones se deben seguir con cualquier solvente utilizado para fines de esterilización. Beckman Coulter pone a su disposición una tabla de 19 tipos de resistencia química para materiales de centrifugación comunes.

Generación de aerosoles

Si se derrama líquido sobre un rotor, se dispersará en forma de niebla de partículas cuando la centrífuga esté en funcionamiento. Parte de esta niebla será lo suficientemente fina como para formar un aerosol relativamente estable que tenderá a dispersarse por el laboratorio. Dichos derrames deben limpiarse por completo antes de poner en funcionamiento la centrífuga.

Manipulación de muestras humanas

La sangre humana o los hemoderivados pueden transmitir enfermedades infecciosas o virus si el paciente o donante es portador de estos. La sangre debe tratarse teniendo en cuenta esta posibilidad durante todas las manipulaciones del laboratorio, incluida la centrifugación.

Cuando tenga dudas

consulte el manual de instrucciones. Eventualmente tendrá preguntas sobre el funcionamiento y mantenimiento real de la centrífuga. El manual de instrucciones proporcionado con cada instrumento está redactado para responder estas preguntas. Debe leerlo antes de realizar el primer ciclo de funcionamiento y mantenerlo al alcance para futuras consultas.